Home » LIBROS » Reseña libro “Apegos feroces”

Reseña libro “Apegos feroces”

0
Shares
Pinterest Google+

Reseña libro "Apegos feroces"

Reseña libro “Apegos feroces”

Vivian Gornick

Sexto Piso

-“¿Qué dices, mi hija sabelotodo”

– “Lo que digo es que hoy en dia el amor hay que ganárselo. Incluso entre madres e hijos”

<<Apegos Feroces>>

Las descarnadas, intimistas y profundamente reflexivas memorias de Gornick se sirven de las conversaciones entre madre e hija por las cambiantes calles de New York y periferia (sobre todo el Bronx) para vehicular un libro donde la autora traza una vibrante y profunda visión sobre lo que es la vida en sus diferentes etapas. De ahí que Gornick aborde con brillantez reflexiva la eterna cuestión del pulso generacional entre madre e hija que nunca termina de aflojarse por mucho que la autora vaya madurando y experimentando todos aquellos avatares que la vida le depara de una forma u otra. Desde la propia convivencia en un anquilosado edificio del Bronx, donde destaca la alargada sombra que desprende con la vecina de nombre Nettie, hasta las tres relaciones que Gornick destaca con hombres.

Un retrato de profundo calado intelectual y emocional en torno a una cuestión tan relevante en la historia de la humanidad como el apego. Un apego que debemos aceptar de forma incondicional en determinados contextos (el familiar principalmente) pero que en esta obra es puesto en perpetuo estado de cuestionamiento, por las derivaciones que este puede tener sobre el proceso de madurez de la autora. Un apego que se ejemplifica en forma de celebraciones familiares, de cuestiones sexuales (mazo ardiente en la conciencia de Gornick) laborales, culturales y sociales. Un apego en diferido o en directo que se va transformando en muchas de las ocasiones y que termina por derivar en una historia política (entendida esta en toda su ambición cultural, social e incluso económica) que Gornick nuclea en torno a su convivencia maternofilial en primer término, pero que no deja de extender sobre su entorno más cercano en sus diferentes etapas de crecimiento personal, obteniendo un resultado al que no solemos estar acostumbrados, porque, tal como dijo Sartre: “Trata de amar al prójimo. Ya me dirás el resultado.”

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *