Saltar al contenido

¿Hacemos un maridaje musical ?

 maridaje musical

¿Hacemos un maridaje musical ?

 

Hay pequeños placeres que hacen de la vida un paseo que merece la pena, en Todoindie creemos que uno de ellos es el vino en cualquiera de sus variantes. Si además haces un buen maridaje que permita ensalzar los sabores y aromas, la experiencia mejora de forma exponencial. Dicho esto, hemos decidido hacer un maridaje especial para cada tipo de vino, aunque de una forma un poco especial, dejando a un lado la gastronomía e incluyendo la música indie, como hay tantas subcategorías como bandas hemos decidido asignar una banda que lo englobe todo, así que aquí van nuestros maridajes musicales ideales.

– Comenzamos con el vino blanco, que se caracteriza por ser fresco, frutal, suave, ligero y con un pequeño regalo amargo al final de cada trago. Dentro de esta gran categoría encontramos una tipología amplia y variada que pasa por el blanco dulce, blanco con crianza o blanco fermentado, creemos que la banda más adecuada para escuchar tomando un buen vino blanco no es otra que Cariño, tres chicas de Madrid que han irrumpido en la escena nacional con un Pop desenfadado, de corte costumbrista, con melodías descaradas y unas letras total y absolutamente desvergonzadas. Abrid un buen Sauvignon o un Albariño y poned a Cariño, ya veréis qué maravilla.

 

– El vino tinto es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, tiene esa composición fuerte, robusta, con gran cuerpo, que hace denotar el carácter ceremonial de su cata. Dentro de esta categoría podemos encontrar los reserva, los gran reserva o los crianza, cada uno de ellos con un proceso de elaboración distinto que les da un distintivo único e irrepetible, así que la banda adecuada para beber un buen tinto no es otra que Los Planetas, grupo referente que con cada uno de sus discos ha ido conectando generaciones, tejiendo diferentes experiencias musicales y brindando grandes composiciones asimilables a los tintos pasando por las más agrias y sórdidas como Una Semana en el Motor de un Autobús, convertido en un gran reserva de la escena, hasta un crianza joven como Zona Temporalmente Autónoma, álbum que en líneas generales tiene una fácil asimilación y una gran singularidad.

 El vino rosado se caracteriza por ser una bebida de paso fácil, con toques frutales, sabor cómodo que ha de beberse en frío. Teniendo en cuenta que el rosado es el paso intermedio entre el  tinto y el blanco, es necesario destacar que este aúna las cualidades de ambas bebidas, combinando sus excelencias y virtudes. Dicho esto, lo idóneo mientras tomamos una buena copa de vino rosado es poner a Iván Ferreiro, uno de los músicos más importantes de este país que desde su etapa en Los Piratas hasta su andadura en solitario, ha sabido fraguar un sabor único e inconfundible a través del cual se erigen los mejores cánones de la música, lo mismo que pasa con el vino rosado.

– El vino espumoso es una bebida con una recarga ácida, doblemente fermentando, unas reminiscencias dulces y se relaciona directamente con las celebraciones, no hay nochevieja donde no hayan caído botellas de cava por doquier. Su relación directa con la felicidad, las celebraciones y la festividad nos hace maridarlo con Crystal Fighters, una banda británica que son una auténtica inyección de confeti, alegría y de celebración, casan perfectamente ¿No creéis?


– Por último en esta enumeración, pero no menos importante, llega el turno del vino dulce, el cual tiene una elevada cantidad de azúcar que le hace tener ese sabor confitado, delicioso y tierno en líneas generales, como las canciones de La Bien Querida. Esa simbiosis perfecta entre los grados de alcohol y el grato sabor de un buen vino de Oporto, tienen una evidente relación con el sabor agridulce de las composiciones de Ana Fernández-Villaverde, por lo que se merece ser el último maridaje que exponemos en esta pequeña lista.


Redacción: Javi Sierra