Saltar al contenido

Entrevista a Ladilla Rusa

Entrevista a Ladilla Rusa

Ladilla Rusa es uno de los nombres que más han sonado este año. Detrás de esta denominación tan provocadora, Tania y Victor o Victor y Tania. Una amistad forjada durante muchos años con litros de cerveza, petardeo y diversión han dado lugar a hits tan memorables como Macaulay Culkin.

Estuvimos con ellos en Barcelona, ciudad de origen de este dúo, que con sus canciones han logrado colarse en todos los rincones del país.

  • ¿De donde sale Ladilla Rusa?

V: Nosotros hacíamos canciones desde los doce años, así que temas había varios, hacemos canciones de cualquier chorrada. Un día de resaca lo publicamos en redes y luego pensamos “ahora hay que hacerlo si o si, hemos hecho el anuncio”.

T: Pusimos en el anuncio que buscábamos a un productor. En Barcelona tenemos cierta fama de “juerguistas” y todo el mundo que nos conoce nos decía que teníamos que hacer algo juntos pero cuando pusimos el anuncio nos tomaron medio en broma. Hasta que un productor nos dijo que si.

  • ¿Cómo elegisteis a vuestro productor?

T: Pues Ignacio Miranda fue el escogido. Miramos otros productores, pero con él al quedar tuvimos mucho feeling y nos entendimos. Y realmente a la hora de trabajar ha ido super bien.

V: Nos pilló el rollo rápido, nos lo vio en los ojos.

  • Ladilla Rusa. ¿Por qué pusisteis este nombre? ¿Ya lo teníais en mente?

V: Queríamos un nombre muy gamberro y estábamos barajando diferentes posibilidades. Un día de borrachera estábamos hablando con una rusa, muy alta, y le empezamos a hacer preguntas sobre Rusia. Ladilla Rusa es un nombre de grupo punkie, que es lo que queríamos.

T: Este nombre es muy nuestro, aunque nunca hemos tenido ladillas, que siempre nos lo preguntan.

  • Un proyecto que sale de esta manera, ¿en algún momento pensasteis que ibais a llegar hasta donde estáis?

T: Sabíamos que íbamos a hacer un poco de ruido, aunque nosotros pensamos que íbamos a acabar cantando en un club super underground a las 4 de la mañana, no que íbamos a actuar en salas donde han tocado grandes músicos. Además que no hemos invertido nada en promoción, se ha viralizado solo. Imagina que nos llamaban para hacer bolos y aún no teníamos el disco.

V: Nosotros sabíamos que teníamos el don de hacer canciones pegadizas, de hecho Macauly Culkin la cantamos un día por la calle y la gente empezó a preguntarnos de quién era el tema.

  • Parece que hay un resurgir de grupos como el vuestro. ¿Esto os ha influenciado en la repercusión que estáis teniendo?

T: Siempre ha habido este tipo de música, pero me da la sensación que a raíz de Las Bistecs ha resurgido un poco este movimiento. Nosotros no nos hemos aprovechado de este momento, simplemente nos apetecía hacerlo justo ahora. Es como si estuviéramos viviendo una segunda movida madrileña y estoy super contenta de formar parte de este petardismo que se está viviendo ahora.

  • Os han confirmado para la segunda edición del Subnofest que se va a hacer en diciembre en Murcia, pero vosotros ya os estrenasteis con el de Madrid. ¿Que os parece esta propuesta?

V: Nos lo pasamos genial, era como estar en familia. Allí no desencajas, te entiendes con todo el mundo. Por ejemplo en el Sonorama desencajabamos un montón, aunque el público estaba muy predispuesto.

T: El Sonorama fue lo más. Me quedé cinco días flipando. Vimos a la gente disfrutar mucho y es lo que nos gusta, que salgan de nuestros conciertos y digan “Que bien nos lo hemos pasado”.

Ladilla Rusa son igual en persona que encima de un escenario. Un torbellino de diversión sin prejuicios. Aunque vivamos en un Estado del Malestar, forjan un micromundo lleno de pelucas y petardeo. Y aunque tengan en mente otro disco, disfrutemos de ellos ahora.


Redacción: Anna Castro C.