Saltar al contenido

Crónica Weekend Beach 2018

Crónica Weekend Beach 2018

Crónica Weekend Beach 2018

Como ya es de costumbre y como podéis estamos siempre al pie del cañón y presentes allí donde allá cualquier tipo de evento musical interesante y relevante que cubrir, por lo que esta pasada semana nos tocó asistir en la Costa del Sol, en Torre del Mar (Málaga) para ser más exactos, al multitudinario Weekend Beach Festival, un evento que se celebra cada año desde hace ya 5 y que trae a artistas de estilos tan diferentes como grandes son sus nombres.

Como ya anticipo, el Weekend Beach es uno de los festivales más polivalentes y con uno de los carteles más variados y completos de todo el panorama nacional, uniendo así, artistas englobados en géneros mas rock como Offspring o Bunbury, así como tocando vanguardias nuevas como puede ser el indie con bandas como Viva Suecia o Neuman, y sin olvidarnos por supuesto de los escenarios enfocados, uno a la electrónica y otro a un rollo más definido a cantautores como diría yo, ‘’muy de nuestro sur’’, como el Kanka o Juanito Makande. De todas maneras, ahora detallaremos esto más detenidamente.

En cuotas generales, el Weekend Beach es un festival donde casi al 99% vas a disfrutar, por las numerosas opciones que ofrece, aparte de su atractivo obvio, como el de cualquier festival, que son los conciertos. La playa a unos escasos 50 metros, numerosas ofertas hosteleras a los alrededores, así como de alojamiento y el buen rollo que caracteriza a la costa mediterránea, ofrecen una experiencia única.

La organización en general es un factor también a tener en cuenta, tanto nosotros de prensa que nos hemos sentido como en casa, tanto para el resto de asistentes, el clima de seguridad y tranquilidad que se respira, hace que tu mayor preocupación se base en que te tiren una cerveza por encima en un subidón de un concierto y te mojen entero/a.

Pero pasemos a lo realmente importante, el análisis de los conciertos, día por día y al detalle.

Jueves 5 de Julio:

El jueves nada más llegamos, con el tiempo muy ajustado, nos fuimos a meternos de cabeza en el concierto de los aclamados Viva Suecia. Los murcianos demostraron una vez más con su fuerza y personalidad sobre el escenario, por qué son considerados como uno de los grupos que en futuros años pasaran de ser un nombre pequeño en los carteles de los ‘’festis’’ a ser los cabeza de cartel y la referencia del indie español.  Poco más que añadir que no se sepa de Viva Suecia, aparte de que ofrecieron un show totalmente brillante y académico, a pesar de tener en esta ocasión un público más bien discreto.

Por otro lado, El Kanka se solapaba casi a la vez con Viva Suecia por lo que no pudimos ver gran parte de su actuación, sin contar con verlo más tarde en la zona de prensa. El que si presenciamos unos instantes más, de no ser porque se volvía a solapar con The Offspring, fue Juanito Makande.

Juanito Makande, como ya es de costumbre nos regaló un concierto que alegra los corazones de cualquier buen festivalero, que como ya sabemos es un frecuente en los carteles de toda España. Su neo funk aflamencado hizo disfrutar a centenares de personas que siempre reciben bien al gaditano en Málaga.

Y al caer la noche, por fin el plato fuerte del día, los legendarios The Offspring y su rock al más puro estilo californiano. Lo que si es cierto y ya es casi de suponer del ego de cualquier estrella internacional, es que The Offspring pusieron muchas trabas a la hora de tomar cualquier contacto con o de ellos, hasta el punto de no dejar pasar a ningún fotógrafo para que les sacaran imágenes propias. Pero al margen de estas excentricidades de viejos lobos del rock, The Offspring dieron un directo al más puro estilo Green Day, dinámicos, incansables y frenéticos, los californianos son ese grupo que nos hizo saltar de inicio a fin, al ritmo de las canciones más populares de toda su carrera como ‘’You’re Gonna Go Far Kid’’entre otras y algunas menos conocidas pero que no cortaban con el ritmo del concierto. Toda una banda de leyendas que no podíamos perdernos.

Para termina el día, o mejor dicho la noche, pasamos a ver a LocoPlaya, uno de los artistas que recomendamos ya en esta página. A pesar de las altas horas a la que actuaron los canarios, las 4 de la mañana, estos no se amedrentaron y supieron mantener el cauce de la noche para que todo su público siguiera arriba. Como ya anticipamos LocoPlaya dio un show de lo más original y a la vez bizarro, lanzando desde flotadores hasta fruta al público, acompañado de su ‘’trap’’ tan personal. No nos defraudaron como era de esperar.

Viernes 6 de Julio:

El viernes auguraba ser uno de los días más esperados, sobre todo para aquel público que fue al Weekend en busca de esos artistas indie que pululaban por el festival.

Como plato de apertura del viernes, fuimos a ver a los divertidos Antilopez, a los que yo particularmente no rendía un gran culto, pero que tras el concierto, me declaro fan de ellos. Totalmente cierto que los Antilopez son un grupo que ganan mucho más en distancias cortas, sobre el escenario, en directo, debido a su gran carisma y espontaneidad, que les hacía estar todo el rato de buen rollo y de cachondeo con el público, generando un ambiente muy distendido y disfrutable para todos, incluidos ellos mismos, que disfrutaban como niños.

Un poco más tarde, en el escenario de enfrente, vimos a unos discretos Sidecars, y digo discretos porque Juancho, con su característica boina, y su banda, a pesar de actuar normalmente frente a públicos más entregados, no supieron adaptarse bien a un terreno en el que se encontraron a un público minoritario, ya que tuvieron que competir en horarios con el escenario de alado donde el rock aflamencado del Canijo de Jerez golpeaba con fuerza. Sin embargo hay que decir a favor de Sidecars, que dispusieron de un tiempo muy mermado y como ya he dicho de un público que tampoco supo estar a la altura, por lo que su directo se resintió. Aun así mereció la pena ir a escuchar este estilo que Juancho comparte con su hermano Leiva, y que ha cautivado tantas veces los corazones de los amantes del rock patrio.

Como guinda del pastel de un día muy completo, cuando caía la noche, tocaba ver al que creo que puedo decir, sin pillarme los dedos, que fue el grupo que más o de los que más asistentes consiguieron atraer a su concierto en todo el festival, Izal.

Izal como era de esperar, no vinieron solos acompañados de su música, sino que los chicos de Mikel, trajeron como suele ser común en sus conciertos, una escenificación, un espectáculo de luces y un contenido audiovisual de fondo, que casaban a la perfección con todo el espectáculo montado alrededor de estos gigantes del indie. Del concierto de Izal poco más que añadir que no sepamos todos ya, pero si recalcar la continua mención de Mikel Izal a numerosos sitios de Málaga e historietas que le han pasado en estos lugares, así como los grandes alardes de oratoria que este hace entre canción y canción.

A continuación toco LA M.O.D.A, y a pesar de que no pudimos disfrutar de su concierto al completo, pudimos ver la continuación de ese éxtasis que Izal había dejado en el concierto anterior en los ojos de sus seguidores y que se prolongaba en este, para los fans de ambos grupos que se habían quedado en ese escenario para ver LA M.O.D.A, que eran, hay que decirlo, muy numerosos.

Sábado 7 de Julio:

Como último día del festival y colofón, la expectación por este no podía ser poca ya que, tocaba el gran titán que nos había reservado el Weekend Beach para cerrar un evento maravilloso, Bunbury.

Pero antes de que este entrara en escena y colapsara el festival, también había conciertos muy interesantes que pasarse a ver, entre ellos los murcianos Neuman.

Neuman es esa banda a la que yo anteriormente describí como los Lori Meyers con temas en inglés, título que no estaría nada mal por otro lado, si lo pensamos bien. Sin embargo al verlos en directo, puedes ver fácilmente que los murcianos van mucho más allá de esta burda comparación, y con esto no quiero decir que sean mejores que los Lori, sino distintos. Consiguieron encauzar un show absolutamente impecable con un inicio en el que su introvertido frontman hacia aparición y tocaba junto a su banda una instrumental que duro casi 15 min. Neuman es esa banda anclada más en una escena independiente y no tan conocida pero que a la vez goza del respeto del mundo dela música y de grandes artistas, como se puede comprobar cuando el propio Bunbury en su concierto 1 hora después, le dedica una canción a los murcianos a grito de: ‘’Esta canción va dedicada a mis queridos Neuman’’. Fue un concierto perfecto para ir calentando motores y metiéndose en clímax.

Y por fin cuando el cielo se empezaba a oscurecer, cuando el Weekend Beach callaba por lo que iba a acontecer, era su momento, Don Enrique Bunbury hace acto de presencia con un traje absolutamente blanco, de los pies a la cabeza, que eclipsa la negra noche del sábado. Al igual que en otros conciertos de la magnitud de Bunbury como en Izal por ejemplo, solo nos dejaron hacer fotos en las 3 primeras canciones, pero fueron más que suficientes para mostrar lo bien que se siente y lo cómodo que esta Enrique sobre un escenario.

Decir que Bunbury lo dio absolutamente todo en el escenario se queda corto, no dejándose influir en ningún momento por el mantra de que estaba en un festival y no en un concierto únicamente suyo, cosa que hace que varios artistas pasen por los escenarios como con prisa, demostrando una devoción absoluta por su público y por el sur de España del que hablo tan bien. Bunbury no se olvidó de sus antiguos fans tampoco, e interpreto algunas de sus canciones más populares de Héroes del Silencio y algunas de sus inicios como solista, todo ello combinado con los nuevos temas contenidos en su nuevo álbum de estudio ‘’Expectativas’’. En conclusión, Bunbury ofreció exactamente el espectáculo que te esperas de una leyenda como el, siempre mostrando esa humildad que muchas veces es tan poco característica en grandes estrellas de su talla y que en numerosas ocasiones arruinan shows por un ego desmedido.

Para finalizar lo que fue este Weekend Beach Festival 2018, el último concierto que presenciamos desde Todoindie, fue Dorian, otro habitual de la mayoría de los festivales españoles y que en Málaga supieron, como en cualquier sitio, dar la talla y ofrecer un buen directo, siempre con la característica teatralidad que Dorian imprime en todos conciertos y que los hace tan únicos y personales.

Por nosotros está todo dicho, y estaríamos encantados de asistir otro año más a este Weekend Beach Festival, un festival que ofrece una gran diversidad de opciones para cualquier gusto y género con el que lo pases bien y una experiencia única de disfrutar de la música a un precio asequible. Nos vemos el año que viene allí.

Redacción: Adrián Gámiz

[ec_stars_rating]
Crónica Weekend Beach 2018
Valora