Home » LIBROS » Reseña libro “No comparto los postres”

Reseña libro “No comparto los postres”

0
Shares
Pinterest Google+

Reseña libro "No comparto los postres"

Reseña libro “No comparto los postres”

Niño de Elche

Bandaáparte Editores

“Nuestra existencia es un tránsito por zona fronteriza donde creamos un lenguaje que como todo lenguaje es creado desde la violencia, como salvación a nuestra derrota”.

Niño de Elche

Niño de Elche ha logrado sacudir con inusitada fiereza y brillantez el panorama creativo de nuestro país. La irrupción de su aclamado disco “Voces del extremo” sitúo al creador ilicitano en portadas, premios y recitales varios que vinieron a consolidar la trayectoria previo del artista (disco sobre Miguel Hernández) y que tiene trazas de perdurabilidad gracias al inminente proyecto Exquirla junto con Toundra o el libro que aquí nos ocupa.

Una narración atípica estructurada en torno a la transcripción de dos excelsas conversaciones o convexaciones (vibrante el debate sobre el término “cultura popular”) y textos del propio Paco Contreras (“Francis”, “Paco no te orvide der Flamenco”,”Política AAAAAAAA” y “Niñxs de Elche”). Un compendio donde se destila con notable sardonismo y sin remilgos las diferentes inquietudes que azotan la mente de tan notable autor. Destacan aquellas relacionadas con su infancia (especialmente emotiva por su dureza y sensibilidad “Sara”) y el poema “Podar”. En realidad estas cápsulas iconoclastas revelan un continuo inconformismo contracultural, que termina por actuar modo de palanca de movimiento continuo, que no tiene porque ser sin sentido, es más, la unión de estas pequeñas piezas junto con las convexaciones ofrecen una imagen sino nítida, al menos reveladora de un Niño de Elche en continuo debate sobre el entorno que le rodea.

Un libro que refuerza la creación de tan singular artista, que viene a reafirmar a sus más acérrimos seguidores y que profundiza en aquellas grietas donde se pueden hallar muchos secretos de vanguardia, contracultura, lenguaje, rebelión o acción, porque, tal como dijo Alejandro Lanús:“Llegar al fondo, a las grietas más profundas; donde no hay lenguaje, pero donde todo se escucha.”

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas


 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *