Home » LIBROS » Reseña libro “Mierda de música”

Reseña libro “Mierda de música”

0
Shares
Pinterest Google+

Reseña libro "Mierda de música"

Reseña libro “Mierda de música”

V.V.A.A.

Blackie Books

” El gusto está hecho de mil repulsiones”

Paul Valéry

A la estela del celebérrimo ensayo Música de mierda, Blackie Books compila doce textos de variados autores que reflexionan sobre lo expuesto por Wilson en su afamado libro vehiculado en torno a la reflexión generada tras repasar la carrera discográfica de Céline Dion. Partiendo de esta premisa, autores como José Luis Pardo, Nacho Vegas, Marta Sanz, Mercedes Cebrián, Raquel Peláez, César Rendueles o Servando Rocha, indagan sobre el valor identitario (nada más esclarecedor que el texto de Sergio del Molino y su chupa de cuero prendida al ritmo de Barón Rojo), cultural y político de la música, analizada ésta desde diversos puntos de vista, que rara vez coinciden y de las que extraemos menos conclusiones que las deseadas, ya que si existe un denominador común en los diferentes ensayos son la cantidad de dudas generadas en torno a lo expresado en el texto de Wilson y las propias dudas que tienen los autores de estos ensayos. Una rueda de nunca acabar, en pleno movimiento y transformación, donde se van derrumbando convenciones y convicciones culturales a pasos agigantados.

De esta forma hallamos agudos textos como el de Rodrigo Fresán y la figura de Raphael, entendido éste como un concepto en sí mismo, pasando por la reflexión sobre el concepto de “democracia” que repiquetea en el texto de Rendueles o la destrucción de mitos de la transición a través del texto de Vegas y sus distinción entre música de buena o mala calidad, Mercedes Cebrián y su reflexión sobre la música clásica o Garcés y sus dudas sobre sí la reverencia hacia la democratización musical es acertada en todas sus consecuencias.

En resumen, un libro altamente interesante, de ágil lectura y narración, en el que me quedo con la siguiente reflexión del filosofo Jose Luis Pardo (que fue profesor mío en secundaria): “Lo que hay objetivamente -¿quién lo dudaría?- son contrastes, divergencias, discrepancias, estilos, pero su interpretación en términos de infamia o de nobleza no tiene ningún fundamento objetivo. Y aunque hablemos de <<distinguirse>> o <<diferenciarse>>, lo cierto es que estas distinciones, que pasan por ser la esencia de la personalidad privada, intransferible e insobornable de cada uno, nunca pueden ser meramente individuales: aprendemos a ser quienes somos -o sea, aprendemos nuestra identidad- cuando aprendemos nuestros gustos (por ejemplo, aprendemos a tener gustos cool en el ámbito de la música popular), que en consecuencia distan de ser simplemente <<naturales>>, y ello es inseparable de aprender a ser de los nuestros, o sea, a temer, odiar, despreciar, repeler y compadecer a esos antagonistas (los que disfrutan de lo <<no cool>>) que son el fundamento secreto de nuestra identidad y que dibujan nuestra bestia negra”.

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *