Home » LIBROS » Reseña libro “La noche de la pistola”

Reseña libro “La noche de la pistola”

0
Shares
Pinterest Google+

Reseña libro "La noche de la pistola"

Reseña libro “La noche de la pistola”

David Carr

Libros del K.O.

“Se puede andar con una pistola cargada, se puede andar con una pistola descargada; pero no se puede andar con una pistola que no se sabe si está cargada o descargada”.

Mark Twain

David Carr finalizó sus días a lomos del prestigio ganado durante los últimos años en una de las cabeceras periodísticas por antonomasia: The New York Times. Previo a todo esto y, a pesar de haber vivido su mayor o menor época de esplendor en otros medios, Carr fue un adicto al crack, alcohólico y maltratador que un día llegó a apuntar con una pistola a su mejor amigo o su mejor amigo le apuntaba a él. De ahí el título de estas memorias explorativas, trazadas con precisión quirúrgica gracias al empeño del propio Carr en recopilar informes policiales, médicos y clínicos, así como entrevistarse con multitud de personas que fluyeron en torno a él durante los años en que el autor sucumbió al crack, alcohol, y otras sustancias como la cocaína.

blackfriday_300x250_generico

Un viaje al centro de la bestia (maltrató con severidad a su ex pareja) donde su redención aparece en forma de dos niñas gemelas fruto de una relación tóxica en todos los sentidos y que le dará pie al propio Carr a dibujar una secuencia periodística de más de veinte años, narrada con pasión, vigor y entrega. Sin dejarse nada en el tintero, con la crudeza que emana de la supina drogadicción en la que se embarcó el sublime periodista que, a pesar de su posterior fallecimiento a causa del cáncer, nos deja esta obra como devastador legado, donde la épica de la redención y, en cierta forma, del perdón, sucumbe ante los desgarradores pasajes de lúgubres noches guiadas por una pipa de crack. Una obra memorable del periodismo contemporáneo, oficio éste que en ocasiones, buena muestra de ello es este libro, resulta ser la literatura más honesta.

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *