Home » LIBROS » Reseña libro “La línea del frente”

Reseña libro “La línea del frente”

0
Shares
Pinterest Google+

Reseña libro "La línea del frente"

Reseña libro “La línea del frente”

Aixa de la Cruz

Salto de página

«Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con más frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mí».

Kant

La introspección es un estadio, en ocasiones voluntario, en ocasiones obligado, que conduce al ser humano a un replanteamiento generalizado de su vida en todas sus dimensiones. Si a todo esto le sumamos un entorno generacional altamente inestable y vivencias en un entorno político realmente trágico y convulso, nos encontramos (contiene mucho más desde luego) con la novela de Aixa de la Cruz. Un relato a múltiples bandas, donde la turbulenta soledad y el aislamiento son la marca característica de la narración. Un aislamiento escogido y vehiculado en torno a la figura de Sofía quien se muda a casa de sus padres en Laredo para terminar su tesis doctoral (cuestión ésta de estricta soledad) que aborda la compleja obra de Mikel Areliza, autor vasco que perteneció a ETA y termina por suicidarse (otra muesca en el revólver del abandono) en Buenos Aires, a la par que inicia o retoma una relación con Jokin, amigo desde la adolescencia y que está penando prisión en El Dueso. A estos personajes se le suma el portero de la abandonada urbanización y un inquietante vecino.

Esta galería de personajes que tienen como eje de interactuación su aislamiento, en unos casos decidido y en otros obligado, nuclean una obra narrada en tres capas (la narración de la propia Sofía, los diálogos entre Jokin y Sofia y el diario del autor bonaerense sobre los últimos días de Areliza) y situada sobre el telón de fondo de la violencia etarra, adolece en su inicio de cierto ritmo pero que superada un tercio de la mismo despliega una especia de narcótica adicción hacia los acontecimientos, de tal forma que los elementos dispares que la conforman terminan por conjugarse de forma acertada, nítida y necesaria (quizás la parte que más cojea sea la del diario) en una narración solvente y muy notable en gran parte de ella.

Un libro certero en la expresión del desasosiego vital, político y emocional de parte de una generación en permanente letanía sentimental porque, tal como expresó Gustavo Adolfo Bécquer:  «La soledad es el imperio de la conciencia.»

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *