Home » DISCOS » Reseña disco Nick Cave & The Bad Seeds “Skeleton Tree”

Reseña disco Nick Cave & The Bad Seeds “Skeleton Tree”

0
Shares
Pinterest Google+

Reseña disco Nick Cave & The Bad Seeds "Skeleton Tree"

Reseña disco Nick Cave & The Bad Seeds “Skeleton Tree”

“Todo hombre se parece a su dolor.”

André Malraux

La prolija y alabada carrera de Nick Cave no ha sido algo que haya estado dentro de mi radar de escucha (algunos se rasgaran las vestiduras con este comentario). Me la han recomendado en numerosas ocasiones y me he puesto a escuchar los discos concienzudamente y no he logrado empatizar con sus creaciones. He tenido la ocasión de verlo en directo en el Primavera Sound de hace tres años y opté, creo, por ver a The Meat Puppets; de hecho, la única ocasión que le he visto encima de un escenario fue en el lejano Summercase cuando actuó bajo la cobertura de su proyecto Grinderman. Eso sí, el interés de su figura siempre me ha atraído, sobre todo a raíz del visionado del documental “20.000 Days on Earth”, un proyecto audiovisual arriesgado y realmente potente que he de decir que me embaucó, cuestión ésta que se ha vuelto a repetir con la escucha de “Skeleton Tree”. Un disco cuya creación está netamente influenciado por la trágica muerte del hijo de Cave y que tiene un tema que te hace estremecerte hasta límites insospechados: “I need You”.

En realidad, las ocho canciones son realmente sobrecogedoras, tanto por sus letras como por lo emotivo de su contenido sinfónico. Piezas de lacerante dolor que sirven como revulsivo exorcizante de tan luctuoso acontecimiento. Canciones que van desde un spoken word de estructura sinfónica quebradiza como “Jesus Alone” o “Ring of Saturn”, a composiciones más “clásicas” de profunda intimidad y emotividad como “Girl in Amber”, “Distant Sky” o la propia “Skeleton Tree”. Y junto a éstas la obra maestra que es, a todos los niveles, “I Need You“.

En suma, un disco necesario tanto para el propio creador como para muchos oyectes, porque a pesar del dolor que desprende tiene un efecto reconfortante, porque, como escribe James Rhodes en <>: “La música puede llevar luz a sitios a los que nada más llega”.

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *