Home » CRÓNICAS / CRITICAS » Crónica Festival Tomavistas 2016

Crónica Festival Tomavistas 2016

0
Shares
Pinterest Google+
Crónica Festival Tomavistas 2016
Crónica Festival Tomavistas 2016

Crónica Festival Tomavistas 2016

20, 21 y 22 de mayo 2016

Parque Enrique Tierno Galván

“Porque deleitarse es algo anímico, y para cada uno es placentero aquello de lo que se dice aficionado”.

Aristóteles

Uno se da cuenta del inmenso goce que ha sido este Festival Tomavistas cuando, el lunes posterior a su finalización, en tu teléfono móvil no paran de repiquetear mensajes de intensa satisfacción y alegría por lo que se ha disfrutado en el Parque Enrique Tierno Galván. La algarabía de tres días de música, encuentro y respiro son el hilo conductor de todos aquellos con los que he compartido el Tomavistas. Este reinante clima de euforia colectiva debe ser procesado para dar pie a una crónica de estas jornadas musicales en las que las luces son infinitamente superiores a las sombras, donde hemos rozado momentos de efusión comunal y melómana de primer orden, que provocaron que los allí presentes no nos quisiéramos ir (literal).

El primer día del Tomavistas, en el caso de este cronista, comenzó con Las Ruinas, banda de heavy-pop a la que le costó encontrar su habitual ritmo eufórico pero que nos dejo buenos momentos. Tras ellos, Cuello, potente combo que no ofreció tregua a la audiencia que allí nos congregamos y que con posterioridad vivimos uno de los conciertos del evento: Novedades Carminha. Un recital memorable, bailable, disfrutable y que nos dejó entonados para uno de los grupos que a cada concierto que da y les veo más se van afianzando: Trépat. Los granadinos, a pesar de un sonido un tanto deslucido (algo que fue nota común en el entrañable escenario secundario), volvieron a hacernos vibrar con su narcótica intensidad que se iba a ver incrementada en el show de Guadalupe Plata, quienes, bajo luces rojizas del averno ejecutaron una descarga electrizante de lo más selecto de su discografía. Una óptima selección del repertorio que erizó nuestro organismo para, verse rebajado, con el almibarado y sutil pop de The Lost Tapes, dúo que tocó a continuación y que dio buena muestra de su afectación melódica. Tras éstos, Fernando Alfaro transmutado en una de sus muchas pieles, Chucho, ejecutó una impecable actuación basada en un muy solvente repertorio y banda que me dio una de las sorpresas del Festival al poder escuchar por primera vez en directo, “El Detonador”. Tema que fue incluido en la banda sonora de “Abre los ojos” y que escuchaba en bucle hace nada más y nada menos que casi veinte años. Del consagrado Alfaro pasamos al “en vías de” protagonizado por Gerard Alegre y su “Último Vecino”. El arrojo escénico del cantante a veces no es acompasado del todo por la música que proyecta, no obstante, sus letras de hiriente lucidez facilitan el camino hacia lo  hipnótico. El que para mí fue el último concierto de la noche (siento muy mucho no haber podido asistir A Place To Bury Strangers, me dijeron que fue épico y atronador) lo ejecutaron Cápsula en su homenaje a Bowie. Sentimientos a flor de piel ante una audiencia entregada.

tomavistas-1

La jornada del sábado tenía un “must” para mí: Ultimate Painting. A pesar de no poder disfrutar de todo el show, lo que vi me pareció de una exquisitez refulgente. Los norteños Señores afianzaron su propuesta discográfica en un directo de mucha pegada en la que incluyen el hit “Verbena en el Pueblo”. A continuación, los murcianos Perro volvieron a dejar claro como su planteamiento musical ha ganado en robustez y contundencia, dejando a una lado su lado más festivo que, en ocasiones, convertía sus shows en un jolgorio desigual. Un concierto de Disco Las Palmeras! suele ser un seguro de rebosante intensidad sonora, pero en esta ocasión, afectado por un sonido que tuvo que verse rebajado (no entiendo muy por qué se tiene que bajar el volumen de un concierto en un parque a las seis de la tarde; hay que estudiar más concienzudamente este tipo de impedimentos administrativos) no logró alcanzar las cotas de otras actuaciones, no obstante “Cállate la boca” sonó deliciosamente bien. El crepúsculo primaveral madrileño dio paso a Grupo de Expertos SolyNieve, quienes nos atraparon desde el primer momento con la honda sentimentalidad de “La nueva reconquista de Graná”, hasta el final de su memorable concierto que nos dejo con el corazón enternecido y altamente dispuesto para disfrutar de Siberian Wolves, una de las sorpresas (para mí) del festival, ya que su actuación fue digna merecedora de un notable alto por sus cotas de hipnótica electricidad. Pero sí hablamos de electricidad, mención aparte merecen The Wedding Present. La legendaria banda sigue sin apartarse una mínimo de su propuesta, fieles devotos de la energía sónica que nos regaló un épico concierto en el que sonó “Interstate 5” (ya avisé que si la tocaban yo me moría del gusto… A punto estuve). La transición de un escenario a otro (lujo que en un festival no se solapen actuaciones) la realizó Holögrama quienes dieron paso a un aturdimiento musical perfecto, único e incomparable: Triángulo de Amor Bizarro. La jornada se cerró con WAS, un festín electrónico de primer orden que puso un notable broche a un sábado sobresaliente.

El último día, entramos como fieras en el festival dispuestos a saborear hasta la última gota de esencia sinfónica que nos había preparado la organización. De esta forma, al muy sugerente cartel mañanero se le añadía una jornada vespertina de altísima calidad tal como quedó demostrado con Tachenko, el espectacular concierto de Luis Brea y El Miedo, la afable y nostálgica salva eléctrica de Australian Blonde (mención aparte Paco Loco quien volvió a dejar claro el por qué de su sobrenombre) y la épica emotividad de Neuman que clausuró un brillante festival del que no nos queríamos ir (literal), del que contamos los días para que se vuelva a repetir, porque como dijo Descartes: “La alegría que nace del bien es cosa buena”.

Redacción: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

Valora y comparte esta noticia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *