Home » CRÓNICAS / CRITICAS » Crónica Deleste Festival 2017

Crónica Deleste Festival 2017

0
Shares
Pinterest Google+

Crónica Deleste Festival 2017

Crónica Deleste Festival 2017

Otro año más ha tocado enfilar la carretera de Valencia para asistir al último festival de la temporada, el gran Deleste Festival. Un concepto distinto de evento que apuesta más por la calidad que la cantidad y donde la ubicación es distinta a lo que suele verse en festivales -los conciertos son bajo techo, algo que se agradece porque en Valencia suele refrescar por estas fechas, además da una sensación más cómoda, más reconfortante. Por otro lado, creo necesario resaltar algunos problemas esta edición, el primero hace referencia a la zona de comida: en ediciones anteriores había varios puestos de comida de diferente clase en la terraza, en esta ocasión no había ninguno, se sustituyó por una pequeña zona contigua al escenario de la planta baja donde fueras a la hora que fueras había cola. Otro problema es el aforo del auditorio, evidentemente había más persona que butacas, lo que derivó en aglomeraciones en la entrada y gente quejándose por no poder ver el concierto, la disconformidad llegó a transformarse en insultos y no era muy agradable. Ya es hora de que deje este tema a un lado y que hable de música…
La primera banda que pude ver fue a Pavvla, el proyecto de Paula Jornet que presentaba en Valencia su nuevo trabajo titulado Creatures. La propuesta es muy interesante, música espaciada e intimista para pieles ultrasensoriales. Creo que tiene una manera de emocionar muy peculiar, si eres capaz de seguir el hilo de su proposición musical, de quitarte el yelmo de lo fácil, os aseguro que caes totalmente rendido. Se trae un aire a Dagughter, es una pena que no se valore a ese tipo de bandas como se merecen, de todas maneras Pavvla lo bordó.
No me moví del escenario para ver una banda a la que tenía bastantes ganas,  Penny Necklace. Había escuchado su nuevo disco La Luz, tenía matices interesantes y no podía perdérmelos. En lo referido al directo, me dejaron un poco frío, no llegué a conectar del todo con la banda, eso sí, el sonido que han conseguido fraguar en esta nueva etapa es muy envolvente y atrevido, se nota que hay un gran trabajo y mucha ilusión detrás.
Justo después llegó la hora de subir las escaleras del auditorio para ver a uno de los internacionales del cartel, Public Service Broadcasting en formato trío. El auditorio lleno hasta la bandera para gozar de una de las propuestas musicales más interesantes del festival, una banda sin vocalista real, donde las voces están sampleadas y el resto de la banda pone el mágico acompañamiento a lo que se relata. Un concierto notablemente soberbio que sorprendió para bien que me dejó incrustada una frase en la cabeza durante días: “I believe in Progress!”.
Entre que repuse fuerzas comiendo algo llegó la hora de volver a pisar el auditorio para ver a la perla granaína, comúnmente conocidos como Apartamentos Acapulco. Estos chicos saben hacer las cosas bien, saben ser sutiles metiendo caña, saben hacer más atractivo el sonido Noise-Pop, saben ser la hostia siendo ellos mismos, además hay que reconocer que tocar en un auditorio les sienta de puta madre. El festival se rindió ante sus Nuevos Testamenos y los oídos de los asistenes quedaron más que satisfechos con temas como Juan Sin MiedoNueve EsferasScarlett o Qué Quieres de Mí. A mi juicio fue la mejor actuación del festival, de corazón considero que se merecen todo lo bueno que les pase.
¿Qué voy a decir de León Benavente que no sepáis ya?, ¡son un jodido huracán, una lluvia torrencial sobre un techo de uralita, la potencia de un fórmula 1 y más sinónimos del estilo, todo concentrado en un escenario! Los veas donde los veas, ya sea sala o festival sabes que son un acierto seguro, que sobrepasan las expectativas y que hacen auténticos bolazos. En el Deleste no fue diferente, así que no hay nada más que reseñar.
Para poner el colofón a una gran jornada cogí pista para ver a Bilbadino, un pedazo de deejay como la copa de un pino. Supo leer al público desde el minuto uno y consiguió fidelizarlos disparando desde sus platos temazos monumentales. Una sesión para enmarcar, de auténtico genio. Bilbadino, en el remoto caso de que estés leyendo estas palabras te hago saber que he estado varios días con dolor de piernas de los bailoteos que me pegué… Suelo ser un trozo de mármol cuando bailo, pero conseguiste que me meneara muchísimo.
Hasta aquí mi experiencia en el Deleste, un gran festival en pequeño formato, ¡nos vemos las caras en 2018!
Galería de imágenes:
Redacción: Javi Sierra
Fotos: Paula Reverte

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *