Home » CRÓNICAS / CRITICAS » Crónica concierto de Miss Caffeina en Madrid

Crónica concierto de Miss Caffeina en Madrid

0
Shares
Pinterest Google+

Crónica concierto de Miss Caffeina en Madrid

Crónica concierto de Miss Caffeina en Madrid

No eran Miss Caffeina, sobre el papel, precisamente los protagonistas reales de un último tercio del año lleno de discos esperadísimos y finales de gira que se antojan inolvidables. Vetusta Morla, Xoél López, Sidonie, Second, Love of Lesbian e incluso los in crescendo Full estaban y están destinados a ser los grandes protagonistas musicales por estas fechas con mucho merecimiento, pero de repente el lado más transgresor y motorizado del pop español aterrizó en La Riviera con una fuerza y un sonido tan envolvente como indescriptible a nivel de sensaciones.

Miss Caffeina nos sorprendió muchísimo en su momento y para bien con Detroit, un trabajo que poco o nada tenía que ver con sus trabajos previos, y su extensa gira irremediablemente nos terminó de enamorar en su conjunto por su evolución, siempre a más, en cada uno de los conciertos que han llevado a cabo por toda la península.

 

La banda madrileña quiso mostrar en sus dos noches inolvidables del Motor City Show (apodo de la ciudad estadounidense por ser el centro histórico del automotor) todos y cada uno de los detalles que les han convertido en la imponente formación que son hoy, y para ello dividieron su actuación en tres partes radicalmente diferenciadas. La primera, Room, se mostró como la más tranquila y reservada para cantar al unísono junto a su público temas como Capitán o Eres Agua, con colaboración incluida de Sergio Valdehita al teclado. Este habría sido el primero de los momentos emotivos de la noche, en un escenario que hasta entonces se había visto reducido con un elegante toldo que no dejaba ver amplificadores ni nada que nos hiciese sospechar que nos esperaba una larga noche de grandes canciones pop y rock de ayer y de hoy.

Y ese momento llegó, precisamente cuando empezaron a sonar los primeros punteos de Detroit, tema que tenía que liderar la segunda parte del show, precisamente titulada Rock y que abarcaría la parte más emocionante de un bolo que nos guardaría muchísimas sorpresas desde entonces. Titanes, Átomos, la deseadísima Mi Rutina Preferida o un temazo como Ácido salían en fila india en medio de la locura de los cientos de fans agolpados a un foso para entonces al fin lleno de fotógrafos. De repente, todo el mundo levantó la vista hacia las pantallas de los extremos para comprobar que se estaban emitiendo imágenes del clásico film Dirty Dancing, sorprendiéndose entonces con la versión más bonita de esta alocada velada. La colaboración imprescindible en esta segunda parte fue cosa de Juancho, líder de Sidecars, en unos minutos en los que también hubo tiempo para disfrutar de Mira Como Vuelo, tema que la banda se ha hartado ya de interpretar pero que entre el público sigue sentando como un tiro de pura adrenalina desde hace más de dos años.

Tanto es así que conscientemente Alberto y compañía se guardaron una segunda interpretación del tema estrella del disco en la parte final de un concierto que ya para entonces estábamos considerando como un festival en sí mismo. El modo Rave nos recibió con disparos de neón apuntando a una velocidad endiablada en todas las direcciones posibles, y con un ritmo disco que difícilmente imaginaríamos en un concierto de Miss Caffeina de hace apenas dos años. La acertadísima versión de Free From Desire cuajó a la perfección con la aparición en el escenario del gran Iván Ferreiro, que sería la última y lujosa colaboración de esta noche motorizada, apoyando con su voz un tema ya conocido para él como Oh Sana!. Por supuesto, además de volver a hacer flotar al público, Miss Caffeina se despachó a gusto interpretando finalmente canciones como Lobos o la exquisita Hielo T.

Nadie sabe con exactitud cuánto duró esta fiesta que fue, parafraseando, digna de unos valientes capaces de dejarlo absolutamente todo atrás, hasta el punto de que no haya una fecha aproximada para volver a tener noticias de ellos. Hasta entonces muchos recordarán a Miss Caffeina como esa banda que vino a Madrid, vio a un público entregadísimo y venció como muy pocos han hecho antes. Hasta pronto, Miss Caffeina.

 

Galería de imágenes:

Redacción: P.D

Fotos: Mónica Arévalo

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *