Home » CINE Y TV » Crítica Logan

Crítica Logan

0
Shares
Pinterest Google+

Crítica Logan

Crítica Logan, la última entrega de la trilogía de Wolverine

A estas alturas, lo que no nos esperábamos era arena en las botas. Y menos cuando las lleva puestas el superhéroe más destacado, por puro carisma, de la categoría mutante. Es decir, la superestrella de los X-Men, el ilustre Lobezno, siempre sarcástico, irónico, impaciente, impulsivo. Y ahora cansado, desganado, sin ningún tipo de ilusión más allá de acabar cuanto antes la botella de cada día y, si algún tipo se pone especialmente pesado, dar un par de zarpazos en la medianoche. James Mangold, director capaz de aprobar (‘Inocencia interrumpida’ o ‘En la cuerda floja’) y de suspender (‘Kate y Leopold’ y ‘Noche y día’) con la misma facilidad, ya demostró cierta ambición en ir más allá con el personaje en ‘Lobezno inmortal’, interesante predecesora que borraba por completo el recuerdo de ese desastre mayúsculo llamado ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ pero que, lástima, terminaba cayendo en la rutina y el tópico más ruidoso. Quizá por eso sorprende tanto encontrarse con una película como ‘Logan’, tan alejada del lugar común del género y tan cercana a la grandeza que esconde todo crepúsculo.

Toca despedirse. Hugh Jackman ha confirmado que no volverá a interpretar a Lobezno y esa sensación de compromiso y esfuerzo final por parte del actor se desprende en cada una de las escenas. Es un Jackman al cien por cien, plenamente consciente de la solemnidad que conlleva protagonizar una historia con este potencial dramático, agradecido a un personaje que le ha dado todo y entregando una interpretación maravillosa, repleta de detalles y recursos de primer nivel. Él es el corazón de ‘Logan’, pero también su herida y su lágrima, su épica y su desolación, su soledad y su (inesperada) ternura.  El contexto, por supuesto, también ayuda, y aquí nos encontramos con un futuro que huele a western, a polvo y bar de carretera, a suciedad y desconsuelo. En definitiva, a aterrador presente. Una ambientación que se aleja por completo de la fantasía y la acción para toda la familia que caracteriza a toda la saga mutante y que se suple con componentes mucho más adultos y brutales, representados especialmente en un personaje tan memorable como el de la pequeña Laura, protagonista de alguna de las escenas más impactantes y logradas de todo el conjunto.

blackfriday_300x250_generico

A su lado, la presencia de un actor siempre convincente como Patrick Stewart, que entrega una interpretación a la altura de lo que merecía un personaje como Charles Xavier, redondea una propuesta que alcanza el notable alto a base de ignorar por completo las leyes no escritas de la mayoría de adaptaciones cinematográficas de superhéroes que hemos visto en los últimos años. La clave, insisto, está en definir los límites a partir de la crudeza y el escupitajo de sangre, del espíritu melancólico de todo cowboy, de intentar evitar, dentro de lo posible, las imposiciones del espectáculo palomitero. ‘Logan’ lo plantea, lo desarrolla y lo ejecuta con talento. No es una gran película de superhéroes, es una gran película. Sin etiquetas.


Redacción: Alberto Frutos
Crítica Logan, 3.67 / 5 (3 votos)

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *