Home » CINE Y TV » Crítica “La guerra del planeta de los simios”

Crítica “La guerra del planeta de los simios”

0
Shares
Pinterest Google+

Crítica "La guerra del planeta de los simios"

Crítica “La guerra del planeta de los simios”

“Es cine en estado puro”

Cuando ‘El origen del planeta de los simios’ llegó a las carteleras de todo el mundo el pasado año 2011, pocos podíamos imaginar que se trataba de la primera entrega de una de las mejores trilogías cinematográficas de las últimas décadas. Eso si hablamos en términos generales, si nos ceñimos a un género más específico, el del blockbuster, el logro se amplía a niveles históricos. Y es que, aquel capítulo inicial dirigido por Rupert Wyatt ya suponía toda una sorpresa positiva, especialmente para aquellos que esperaban un segundo intento fallido por reactivar la franquicia después del decepcionante remake que Tim Burton había entregado diez años antes. Pero no, ‘El origen del planeta de los simios’ funcionaba como entretenimiento notable con puntuales destellos de épica y emoción que ya apuntaban un camino que su secuela, ‘El amanecer del planeta de los simios’, continuó de la mejor manera posible, expandiendo su impacto y grandeza. De esta manera, la segunda entrega, que cambiaba a Wyatt por Matt Reeves en la silla de director, todo un acierto, ya era algo más que una revelación, se trataba de una película compleja y emocionante, épica y espectacular, inteligente e impecable. Un trabajo, en definitiva, con el que la saga estuvo muy cerca de sumar una obra maestra. Un logro que finalmente ha conseguido con ‘La guerra del planeta de los simios’.

Además de funcionar como cierre perfecto, ‘La guerra del planeta de los simios’, reafirma de manera definitiva y contundente la coherencia narrativa interna de  una trilogía que ha llegado a su final repleta de fuerza, intensidad y cine. Muchísimo cine. Los ecos que encontraba el western clásico en la segunda entrega se convierten aquí en una esencia crepuscular que cautiva a base de silencios y miradas, que te clava en la butaca y te corta la respiración con una sequedad que se combina a la perfección con la emotividad más transparente. Nada de artificios, control total de los recursos, de fondo y forma, por parte de un Reeves inmenso en la dirección. Con escenas realmente memorables, empezando por un prólogo que te sumerge de lleno en la historia sin opción a réplica, ‘La guerra del planeta de los simios’ bebe y se mimetiza con ese Oeste oscuro y melancólico que el mejor John Ford y el mejor Clint Eastwood convirtieron en género inolvidable, complementando su alcance emocional pisando un terreno bélico que se apodera por completo de su segunda mitad.

Un cambio de escenario, que no de tono ni esencia, que no afecta en absoluto a una historia que, para entonces, ya se antoja sobresaliente. Una intuición que se confirma a lo grande con un clímax final realmente grandioso en el que sobresalen, y mucho, los encuentros entre César, un simio que ya es historia del cine gracias, especialmente, al apabullante talento de Andy Serkis, y el Coronel, magnífico Woody Harrelson. En esos instantes en el que los brillantes diálogos silencian la acción más espectacular, ‘La guerra del planeta de los simios’ despliega todo su potencial, se eleva por encima de la media, muestra algo distinto y, al mismo tiempo, profundamente clásico. Es cine en estado puro. Por eso, cuando llega su epílogo, emocionante hasta la lágrima, uno tiene la sensación de haber asistido a algo más que a un entretenimiento con el que devorar palomitas. Aquí, desde el principio, había una gran historia y una intención por contarla de una manera concreta y valiente. Afortunadamente, cayó en las manos correctas, por lo que hemos podido disfrutar de una trilogía que ha pasado del notable a la matrícula de honor sin perder su esencia por el camino, sin caer en lo previsible, arriesgando y triunfando en cada una de sus decisiones, entregando cine en mayúsculas. Y ‘La guerra del planeta de los simios’ es el final que merecía. El mejor posible.

Redacción: Alberto Frutos

 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *